STATEMENT

 Corría el año 70 en pleno mes de verano, Julio del día 25, Nací, en La Ciudad de la Habana en Marianao, creo que Dios estaba enfermo. Desde apenas muy corta edad, recuerdo que siempre estaba rodeado de pinceles, crayones y colores y todo tipo de soporte, el lugar donde crecí albergaba a un estudiante de pintura allá en San Alejandro, mi hermano mayor que con el pasar de unos pocos años fue el primer maestro de mis dos vidas, la pictórica y la otra, recuerdo, que era yo quien les dibujaba a mis amiguitos del aula y todos quedaban contentos y hasta se rifaban el ultimo modelo de nave extraterrestre azul o mi modelo de tanque de guerra y el brazo levantado de mi Robin Hood cuando tensaba su flecha, en fin mi mundo imaginario empezó a crecer cuando un día  paseaba con mi padre en mis vacaciones, de los años ochenta, por allá en el Camagüey, ciudad al Oriente de donde había nacido, y reunidos a la sombra, en un costado de la Iglesia La Soledad un pequeño grupo de estudiantes de pintura de segundo año de nivel elemental, recreaban en sus caballetes los paisajes de los alrededores, mi padre al saber de mis inquietudes por la pintura me pregunto si yo me atrevía a sentarme cinco minutos con aquellos niños que apenas conocía y sacaba de mis adentros mis mas puros colores y trataba de hacer algo parecido a lo que hacia el resto, yo no se lo que sucedió después, solo se, que termine sentado, al comenzar el curso nuevo en un pupitre de aquella, mi primera escuela de arte, la Vocacional Luis Casas Romero.
 Allí pase tres años correteando entre las aulas de Grabado, Dibujo, Pintura Escultura y a veces entre las otras especialidades Música y Ballet alimentando mis ganas de embarrar todo con Amarillos, púrpuras, y de cuanto color sintiera en ese momento, jugando y dandole forma a mis ganas de crear y componer, pase a un nivel superior ya en mi Ciudad natal donde ya visitaba por mi mismo la antigua academia que mi hermano asistía y donde después aprendi que fue la cuna de varios maestros de la pintura cubana allí entre San Alejandro, y la ENA visite el antiguo Egipto la vieja Roma, comprendí la diferencia en sus capiteles, las escuelas de toda la antigüedad, los antiguos maestros, las mas remotas civilizaciones, mis clases de anatomía, de perspectiva, diseño, Cerámica, Historia del Arte con el viejo Alejo y luego la Gainza, la enriquecían todos aquellos locos, con sus pelos largos, a veces con barba o sin ella, sus cigarillos, sus alpargatas o sus botas, el viejo Dylan o Van Halen y sus discursos sobre el ultimo movimiento artístico, filosofando en cada rincón de nuestra bella escuela, respirando solo arte puro donde de vez en cuando se asomaban y juntaban bajo la arboledas y pasillos rojos por sus adoquines, algún icono como el Raul Martinez, Moreira, mi maestro Vidal, los fantasmas que no mencionare o los mas jóvenes de aquel momento el Fabelo, Choco, Oliva, Esteban Leyva ,Puig, Tomas Esson, Bedia, Ponjuan, Orneldo, Pancho Antigua, la Dulce Liranza, mi mas Loca profe de Dibujo La Mirtha, que nos enseñaron la sensibilidad, a pensar y ver la vida de una manera diferente.
 En la urbe metropolitana siendo aun estudiante, visitaba Galerías y salones de la Vanguardia Contemporánea donde conocí la generación de los ochenta y los noventa, donde creo pertenezco y que tanta influencias visuales tiene mi trabajo actual, con todas las etapas, desde el impresionismo, sin dejar de reconocer que mis valores estéticos son tan actuales como la misma fecha.
 A veces me refiero, a mi forma de expresarme, de hacer un gesto, de rasgar el lienzo, de lanzar el color  y ver lo que sugiere el accidente, a que puedo ser un expresionista abstracto, pero cuando veo mis fondos, y sugiere mis personajes, trato de dibujar en ellos, entonces pienso que soy figurativo, si a veces nace una idea de un paisaje rural o urbano, pequeñas burbujas un bote o simplemente el viento, ya creo entonces que paso, a ser surrealista, cuando veo mi pincelada, entonces recuerdo a los impresionistas en la forma de poner el color, en el fauvismo, que ayuda, a mi interno, de no ver el pigmento, pero si de reconocerlo, entonces no se donde me ubico o si solo soy un poco alternativo,  pero acierto que algo tiene que ver el carácter con el tipo de pintor que somos o la clase de artista que queremos ser.
 En mi experiencia individual desde que visite mi propio inxilio en este bello Pais que me abrió las puertas sin censuras que me hizo descubrir y ver día a día mi crecimiento como artista y ser humano, de permitir que mi trabajo halla visitado mas de cuarenta Galerías en varios estados y ferias internacionales, sin dejar que pierda mi propia identidad.
 Siempre he creído que el arte es una forma de comunicación universal, capaz de romper cualquier tipo de pensamiento irracional y barreras ideológicas, con el se puede amar, llorar, reír  y en estos tiempos simplemente reflexionar. Mi obra más reciente se plantea un discurso de una sociedad corrompida por superficialidades de la belleza externa y acerca de las inquietudes del hombre moderno, mucha de mis obras son reflejo de vivencias personales producto de una sociedad ajena a un reflejo o contexto universal. Como pintor y artista, pienso que mi trabajo tiene un lirismo y poesía indirecta que el espectador propiamente apreciara al intercambiar emociones una vez que este directamente con esta, ya que las emociones son la parte más voluble de nuestro sentir, pues sin este los creadores pasamos hacer nada. El artista tiene la necesidad ante el espacio en blanco inmenso de poner color, de hacer un gesto, de expresar sencillamente quienes somos, aunque nuestra obra sea abstracta o figurativa, nos hace todavía más gigantes en un mundo donde  somos pequeño elementos, porque al final somos solo eso: Inspiración.
 Futuro son las acciones que sucederán luego con posteridad, y en el, veo reflejado mi trabajo, seguir expresando mi obra de una manera reflexiva, donde el espectador descubra lo que realmente pasa en su contexto en la búsqueda a la verdad ante la sociedad en que vive, con un lenguaje conceptual quiero plasmar los momentos mas sublimes desde la banalidad y la simpleza en si misma, sin preocuparnos por valores estéticos, y las complicaciones del arte actual, donde todo lleva un recordatorio en la memoria de que crear tiene que estar siempre justificado, quisiera de alguna manera poder trasmitir mis vivencias y conocimientos a las generaciones venideras, aprender día a día de las nuevas técnicas, poder realizar nuevas esculturas ambientales, murales, proyectos comunitarios y talleres de creación donde participe también la comunidad, que sean expuesta en Museos y espacios sin limites, que mi obra sea acogida con el mismo arraigo que tengo para ella, por todos sus admiradores, en fin que perdure por siempre.
 Agradezco a todas las personas que de una forma u otra han ayudado a mi evolución como artista y persona, que me han brindado su apoyo en todos los tiempos, blancos y negros, a mis amigos de aquí y de allá, que siempre albergo en mi corazón, a mi bella gran familia y precioso hijo que tengo, a mi esposa por su paciencia y entrega, a mi madre y padre por mi nombre, a mi gran maestro de actitudes ante la vida profesional y la otra, mi hermanito mayor Esteban, a Picasso y los demás que me ensearon del color y el gesto: la pasión,  y a la vida, que me ha dado tanto…..creo estaba enfermo de muerte.